2 abr. 2011

Las 4 metas de la vida según el Ayurveda



“Las personas que quieran en esta vida lograr Dharma (rectitud), Artha (bienestar) y Sukha (felicidad) deberán seguir con fe las enseñanzas del Ayurveda”

Astanga Samgraha. Vagbhata sección 1 (Su. S.) Cap. 1 Verso 3

En la filosofía del Ayurveda, las personas tenemos 4 objetivos a desarrollar en esta vida.

Si bien estos objetivos varían en las formas, modos y dependen también de nuestra educación y ambiente en donde nos desarrollamos, los podemos encontrar como motivaciones en mayor e o menor grado en todas las personas.

Estos 4 objetivos en la vida, se conocen como Purusharthas y se llaman en sánscrito, Dharma, Artha, Kama y Moksha.

El Dharma es el primero de los objetivos, ya que va a influenciar y marcar el camino de los otros tres objetivos. Se lo traduce como “Obligaciones a seguir”, “el deber”, “la ley” o “la rectitud”, e incluye las normas a seguir,  pero enfocadas desde las leyes de la naturaleza.
Estas normas o mandatos se han expuesto en distintas religiones. En el Ayurveda implican ser coherentes con nuestras propias creencias espirituales, esto es tomar como referencia para nuestros actos nuestro profundo sentido espiritual.

Artha es el próximo objetivo, ya que luego de entender que nuestro impulso en esta vida depende de nuestro ser (Dharma), necesitamos desarrollarnos en este mundo, por lo que la riqueza y abundancia tanto en lo espiritual, lo afectivo, lo material y en la salud (Artha) es también una necesidad a cumplir. Implica llevar una buena y larga vida, además de ser generosos con nosotros y con nuestro entorno.

Kama, la satisfacción de los deseos es el próximo objetivo a cumplir. Una vez que entendemos nuestro deber (Dharma), tenemos una buena vida como sustento para hacerlo (Artha), debemos liberarnos de nuestros deseos cumpliéndolos. Obviamente estos deseos son los que surgen desde nuestro ser profundo e implican el respeto por todos los seres y sus manifestaciones. Estos deseos además son el reflejo de nuestros patrones de conducta que nos limitan y nos mantienen bloqueados, “atados” en el desarrollo de todo nuestro potencial o posibilidades.

Moksha, la liberación es el cuarto objetivo que surge del cumplimiento de nuestros profundos deseos o liberación de estos. Implica el final de todo proceso, de toda actividad, acción, pensamiento o trabajo, “el nirvana”. Es el “soltar” de todo el caudal de energía que liberamos previamente con la consecuente aparición de nuestro estado natural de dicha interior (el placer de cumplir).

Estos cuatro objetivos, son experimentamos tanto a lo largo de toda nuestra vida, como en el transcurso de las distintas etapas por las que pasamos en ella; durante un cierto período de tiempo (años, meses, semanas, días),  también en cada situación puntual en la que estamos inmersos,  ¡incluido cada pensamiento y cada momento!

Tomemos por ejemplo que nos encontramos frente al dilema de tener que elegir un regalo para agasajar a alguna persona, la primera situación es pensar qué es lo mejor para ella. Lo que podamos decidir nos llevará a dos situaciones, sentirnos que estuvo bien lo que elegimos o no. Habitualmente esta situación queda restringida a nosotros mismos, pero si nosotros creemos que de esta elección, dependen algunas situaciones  importantes para nuestra vida, el resultado de nuestro regalo (acción) puede transformarse en algo más complicado.

Si en este ejemplo, la persona a agasajar, es el jefe en mi trabajo, puedo pensar que necesito que el regalo le agrade para recibir un aumento de sueldo (Artha), o tal vez otro beneficio (tomando como referencia que la acción depende de mi conveniencia o idea de que es lo mejor, pero no de mi sentir o Dharma) y resultara que el regalo no es tenido en cuenta, que mi jefe ni siquiera lo ve, ¡podemos llegar a sentirnos frustrados y tener un día horrible, hasta podemos enfermarnos!  Si en cambio nuestro jefe nos alaba el hermoso regalo que le llevamos, el día puede ser maravilloso.

¿Cuál es la diferencia entre uno y otro estado anímico?,  sólo nuestra interpretación  de los hechos que depende de nuestra idea de cómo deben ser las cosas, pero que casi siempre se contrapone a cómo deben ser “naturalmente”, o sea lo que sentimos profundamente (Dharma) más allá de la creencia de qué es lo correcto. Este es nuestro deber a seguir, nuestro profundo sentido anímico y espiritual, nuestro deber como seres humanaos.

Actuar con el Dharma implica sentir, cumplir con nuestro deseo profundo (Kama) de regalar algo o no regalarlo, qué elegir y además poderlo hacerlo generosamente (Artha). Todo esto nos trae la liberación de nuestras ideas preconcebidas,  más allá de nuestras creencias limitantes, esto es el Moksha, que además implica un gran disfrute, porque en definitiva somos nosotros mismos los responsables de nuestro propio universo, de nuestro placer o dolor.

El Ayurveda es la herramienta que nos ayuda a cumplir con los 4 objetivos de nuestra vida.

Om Shantih.

Oración Universal

Sarve bhavantu sukhinaḥ
Sarve santu nirāmayāḥ
Sarve bhadrāṇi paśyantu
Mā kaścit duḥkha bhāg bhavet.


Que todo el mundo sea feliz
Que todos estemos libres de enfermedades
Que todos veamos lo positivo del otro
Que no sufra nadie.


No hay comentarios:

Fotos del Encuentro de Ayurveda 2011

Fotos del Encuentro de Ayurveda 2011
Charla sobre nutrición Ayurvédica